¿Por qué no se oxida el aluminio?

En una carpintería metálica Leganés trabajan con un variado número de metales para fabricar los productos que ponen a nuestra disposición. Uno de los metales más utilizados es el aluminio gracias a las principales características con las que cuenta, como, por ejemplo, que no se oxida fácilmente.

La razón del por qué el aluminio no se oxida

Además de ser un buen aislante térmico y acústico, el aluminio cuenta con una gran resistencia a las inclemencias meteorológicas. No importa si vivimos en una región lluviosa y con mucha humedad, el aluminio resistirá correctamente y permitirá que dure muchos años proporcionándonos el mejor servicio.

Esta clase de aluminios usados para estructuras que estarán en exteriores, cuentan con una fina capa que los recubre llamada alúmina. Se trata de óxido de aluminio, algo que puede parecer paradójico que pueda ser una capa de óxido lo que lo proteja del propio óxido, pero es así. El aluminio oxidado evita que el propio metal acabe oxidándose, como puede suceder con el hierro si no se le da un correcto mantenimiento estando a la intemperie.

Esta capa es muy fina, tanto, que no se puede ver, pero se encuentra presente, creando una fina película protectora, lo que hace que este metal esté siempre en las mejores condiciones. Esta es, sin duda alguna, una de las mejores cualidades que podía tener este metal y de la que todo el mundo puede aprovecharse, sobre todo si se fabrican estructuras que estén en contacto con el exterior, como las ventanas.