El mantenimiento y la limpieza de las ventanas de PVC

Dentro de la carpintería de aluminio y PVC en Leganés, la fabricación de ventanas es uno de los procesos más demandados. La elección de una buena ventana nos va a permitir poder disfrutar de una vivienda mucho más eficiente. Un elemento que tiene una especial incidencia en el ahorro energético gracias a su capacidad aislante.

Consejos y recomendaciones básicas

La ventana de PVC posee un acabado de calidad y una superficie brillante, dos factores que posibilitan que apenas requiera de mantenimiento. No obstante, tanto por el paso del tiempo como por el uso o los rigores de las condiciones climáticas, es necesario tener en cuenta una serie de recomendaciones para el cuidado de las ventanas.

La limpieza de los perfiles de la ventana de PVC puede hacerse con con agua y jabón neutro disuelto. El vidrio, por su parte, hay que limpiarlo con agua templada y un paño limpio, nunca con un estropajo ya que así evitamos las rayaduras. Las juntas de la ventana se limpian con agua clara y se engrasan con un lápiz de silicona.

Es muy importante que, cada cierto tiempo, se engrasen los herrajes móviles aplicando un aceite lubricante en spray. De esta manera, podrán funcionar prácticamente como el primer día y no emitirán chirridos ni correrán el riesgo de oxidarse.

Cualquier carpintería de aluminio y PVC en Leganés recomienda lubricar los cojinetes y el cierre de la hoja de las ventanas de PVC correderas con aceite. Por último, hay que comprobar que las hojas de la ventana estén a escuadra, ya que de lo contrario no cerraría bien y se producirían fugas y filtraciones de aire.